Posted on 27 marzo 2020 in Innovación

Rentabilidad

1,232 total views, 5 views today

Cuando hablamos de rentabilidad usualmente nos referimos al hecho de…

Cuando hablamos de rentabilidad usualmente nos referimos al hecho de obtener beneficios de alguna forma, sea cual sea nuestro sector o trabajo. Ahora, si nos enfocamos más en el tema de rentabilidad empresarial, estamos hablando de los beneficios que una empresa puede sacar a partir de sus ventas, activos y recursos para ser considerada rentable y así seguir ofreciendo sus servicios.

Entonces, ¿qué pasa cuándo nuestra empresa no es rentable?

Por lo general, cuando una empresa no empieza a crecer es cuando más cambios necesita hacer. Sin embargo, muchos entienden esto como despido de trabajadores o cierre de sucursales y no tanto como una alerta para un cambio de estrategia.

Además, a lo largo de la historia se ha demostrado que muchas empresas se estancaron, fueron perdiendo clientes por la competencia y finalmente se declararon en bancarrota, todo a causa de tener una mentalidad cerrada a las nuevas tendencias tecnológicas y, por ende, una forma de cerrarse al público.

Rentabilízate para tu empresa con la Economía 4.0

Nuestros servicios están enfocados en brindarte soluciones para que tu empresa crezca de manera sostenible bajo el modelo de la cuarta revolución industrial (Economía 4.0). Específicamente hablando, estas son las 4 tácticas que se emplearían:

Dirección financiera

Nos encargamos del proceso administrativo, pasando desde la etapa de planeación hasta la gestión de la misma.

Gestión comercial

Basándonos en una estrategia de marketing digital, seremos capaces de conectar con los potenciales clientes y entender cómo piensan. Además, nos encargamos de la terciarización del equipo de ventas para concretar los negocios con el público interesado.

Transformación digital

De necesitarse, ofrecemos la construcción de software innovador para las necesidades que requiera la empresa.

Pensamiento ágil

Lo mencionamos antes y ahora también, las nuevas tendencias son muy volátiles y las empresas necesitan un método ágil de trabajo, donde sus colaboradores puedan adaptarse a las necesidades de los clientes en el menor tiempo posible.